LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG NO SON NUESTRAS, SON TODAS RECOPILADAS DE INTERNET (ACLARAMOS ESTO PARA RECALCAR QUE NO TENEMOS LOS DERECHOS DE LAS MISMAS NI SE PRETENDE LUCRAR CON ELLAS). SI ALGUIEN SE SINTIERA MOLESTO, FUERA DE SU AUTORÍA O TUVIERA COPYRIGHT, NO TIENE MÁS QUE INDICARLO Y SE RETIRARÍA DE INMEDIATO.
HONRAMOS A LOS ARTISTAS DESCONOCIDOS.

martes, 14 de junio de 2011

Meditación y pobreza




"...la renuncia Cristiana del ser es siempre auto afirmación en Cristo. La meditación y la pobreza de ésta, no es una forma de auto renuncia. No estamos alejándonos de nosotros mismos... Por el contrario, nuestra búsqueda es una búsqueda de nosotros mismos y la experiencia de nuestra propia e infinita capacidad de amar y ser amados. La armonía del verdadero ser que se encuentra mas allá del egoísmo, mas allá de la actividad basada en el ego...


The Gethsemani Talks. 
John Main OSB

2 comentarios:

  1. me gusta tu entrada....es lo que necesito adentrarme en el silencio sino estoy prdida y me distrigo con muuuuucha facilidad.

    ResponderEliminar
  2. La Mente Distraída

    En la Décima Conferencia Cassian pone los pies sobre la tierra. Comienza a hablar
    acerca de cómo lidiar con la mente distraída en términos prácticos. Alguien alguna
    vez comparó a la mente con un árbol lleno de monos saltando de rama en rama
    gritándose y charlando unos con otros. Todos sabemos que apenas debajo de la
    superficie de nuestra mente conciente tenemos una inmensa distracción. Él habla
    acerca del problema de la distracción.

    Para los Padres del Desierto, la distracción era casi lo mismo que el pecado original.
    Se horrorizaban de haber ido al desierto, de haber abandonado todo, ellos practicaban
    una gran austeridad y ascetismo, y sin embargo no podían lograrlo. Uno se da cuenta
    lo horrorizados que estaban ante el descubrimiento de su propia distracción. De
    manera que la gran pregunta de Cassian en la Décima Conferencia es: ¿Cómo
    superar esta mente divagante, esta mente distraída e inconstante, cómo hacemos
    par ir más allá de las imágenes y los pensamientos que constantemente pasan a
    través del nivel superficial de la conciencia?

    En ese punto Cassian enseña la tradición del mantra en el Cristianismo. El lo llama
    una “fórmula”, un verso corto. El dice que esta tradición probada (insiste en la
    autoridad de esta tradición remontándola hasta los tiempos de los apóstoles) es una
    tradición probada que saca a la mente de su distracción y la guía a la quietud. “Tomen
    un verso sencillo”. El recomienda: Öh Dios ven en mi ayuda. “Repítanlo
    continuamente”, una y otra vez, haciéndolo dar vueltas en el corazón. Y por la
    repetición constante de este verso alcanzarán con facilidad la primera de las
    beatitudes, la pobreza de espíritu.

    Es cierto que podemos encontrar este simple método que nos lleva más allá de
    nuestra distracción, dentro de las profundidades de la conciencia, en otras religiones.
    Pero, aquí, en el corazón de la tradición espiritual cristiana, lo encontramos
    expresado en términos de la Escritura, en términos de la teología cristiana. La
    repetición de un verso único nos conduce hacia la pobreza de espíritu, a renunciar a
    todos los pensamientos e imaginación, en última instancia a renunciar al ego, porque
    nos conduce desde esa pobreza de espíritu hacia el Reino de los Cielos, la oración de
    Cristo que está en nuestro interior. Esta pobreza de espíritu es la idea teológica
    principal o la idea de las Escrituras con la que juega Cassian cuando describe a la
    meditación, a la oración pura.

    La meditación es un camino. Es una disciplina. No es una técnica. Una técnica es algo
    que practicamos con el ego para obtener un resultado deseado, y para tener el
    control de todo el proceso. Con una disciplina, estamos trascendiendo el ego. No
    estamos practicando una disciplina para obtener un resultado deseado, sino para
    perdernos, para alejarnos del ego hacia el verdadero ser. Nadie puede encontrar su
    verdadero yo, nos dice Jesús, a menos que pierda su falso yo.

    Cuando se practica como una disciplina, la meditación no es dominar una teoría. Ni
    tampoco se trata de dominar una técnica. Cuando te pones a pensar te das cuenta
    que hay poca técnica en esta manera de rezar- repetir en el corazón un solo verso. Es
    muy práctico aprender a decir el mantra al ritmo de la respiración como también por
    ejemplo con la oración de Jesús. La oración de Jesús es el mantra de la Iglesia
    Ortodoxa. Si tomas una sola palabra es probablemente útil decir el mantra mientras
    inhalas, y luego exhalar en silencio. Permite que el mantra descanse sobre tu
    inhalación y luego exhala en silencio. Pero básicamente eres tú el que encontrará su
    propia forma de decirlo. Y básicamente en esta tradición, le prestarás atención no a la
    respiración sino al mantra, a la palabra, al sonido de la palabra, más que a observar lo
    que está sucediendo con tu respiración.

    Laurence Freeman OSB
    a los Monjes de la Abadía GETHSEMANI, 1992
    © 2005 Usado con permiso.
    The World Community for Christian Meditation.
    (www.wccm.org)

    ResponderEliminar